Toca ahora repasar este aspecto de la obra. Es un capítulo crucial, ya que gracias a las instalaciones, tu edificio estará dotado de las funciones que aporten el grado de habitabilidad y confort que necesitas. Tanto es así, que muchos edificios son construidos partiendo de los servicios que deben ofrecer, diseñando primero sus instalaciones y completando el resto del proyecto en torno a las mismas.

En las obras, se suelen englobar en el capítulo de instalaciones:

  • Instalaciones eléctricas e iluminación.
  • Instalaciones de fontanería y desagües.
  • Climatización.
  • Instalaciones contra incendios.
  • Instalaciones de seguridad.
  • Red de voz y datos.
  • Ascensor/es o elevadores.
  • Instalación de control ( hace poco te hablaba de domótica).

En la fase inicial, aquella en la que estableces tu programa de necesidades, toma un papel relevante todo lo relativo a las instalaciones. Te aconsejo hacer una relación exhaustiva de todos los puntos de servicio que necesitará tu edificio:

  • tomas de agua,
  • puntos de luz,
  • tomas de red eléctrica (ojo a las cocinas),
  • refrigeración,
  • calefacción,
  • teléfonos,
  • puestos de trabajo,
  • zonas de entretenimiento (audio/vídeo),
  • cámaras de vigilancia, alarma/s,  accesos.
  • detectores y extintores de incendio,
  • automatismos…

Esto debe ser así porque durante la ejecución de la obra, es un grave inconveniente que se hayan olvidado funciones que deban ser cubiertas. Si caes en la cuenta tarde sobre la necesidad de iluminar una zona, climatizar una habitación o algo por el estilo, puede que haya que deshacer trabajos ya realizados, con las consecuencias derivadas:

Cuando planifico la ejecución de una obra, considero fundamental coordinar muy bien la entrada y salida de las distintas instalaciones. Por sus características constructivas, son unidades que se ejecutan en dos o tres fases. Y cada fase debe entrar y salir en función del avance de otros trabajos.

Te pongo un ejemplo básico: un punto de luz. Sus fases son:

  1. Instalación de tubos y cajillos.
  2. Cableado del circuito.
  3. Montaje de mecanismos (interruptor y luminaria).

Las dos primeras fases no pueden comenzar hasta que no se haya terminado la estructura de las particiones (paredes de distribución interior), ya que buena parte de los tubos y cajillos van alojados en el interior de éstas, mientras que el cableado del circuito se ejecutará con los revestimientos de las paredes terminados. Por último, no se realizará el montaje de la luminaria y el mecanismo interruptor (fase 3) hasta no haber concluido el falso techo e incluso, la pintura.  En este ejemplo puedes entender que olvidar la necesidad de un punto de luz puede conllevar deshacer el trabajo de hasta 3 oficios diferentes: albañilería, revestimiento y pintura.

La organización entre las distintas instalaciones es también trascendental. Conviene diseñar su disposición en el espacio por donde deben discurrir y priorizar la entrada en obra de aquéllas que entrañen mayor dificultad de montaje, mayores secciones y peor adaptación a los cambios de dirección. Así, un orden “a priori” para ejecutar las instalaciones, de manera genérica sería:

  1. Ventilación y climatización. Suelen tener conductos de gran sección, máquinas de gran tamaño y se adaptan peor a los cambios. Lo ideal es que ocupen primero el espacio disponible.
  2. Instalaciones de agua o fluidos. Su fijación a las paredes y techos es más compleja que la de los  tubos de cables e incluso a veces, como es el caso de los desagües, deben respetar una pendiente. Por otro lado, pueden sufrir fugas. Conviene tenerlo en cuenta para situarlas estratégicamente en previsión de futuras tareas de mantenimiento y reparación.
  3. Instalaciones con cables. Se adaptan mejor al espacio remanente, por eso conviene diseñar su posición en último lugar.

No quiero terminar este artículo sin decirte que a la hora de pensar en las instalaciones de tu edificio, tengas muy presente la eficiencia energética: debes tener en cuenta no sólo la inversión inicial, si no también el coste del consumo que las distintas instalaciones  van a generar, y su mantenimiento.

La obra la vas a pagar una vez, pero las facturas de suministro eléctrico, de agua, de gas o de combustible las vas a tener mensualmente y de por vida…como siempre te recomiendo que te pongas en manos de un técnico para que te asesore.

Saludos cordiales.

2 pensamientos en “Las instalaciones 

  1. Paco Montoya

    Es una publicación correcta que recoge de una forma sencilla y breve todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una construcción en el cuestionario de instalaciones. Perfecto José Antonio.

    un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.