Muestras de materiales y otros elementos. ¿A pie de obra?

Cuando los trabajos ya se han iniciado en tu obra, una de las primeras inquietudes que puedes tener consiste en pensar si los materiales que llegan son los adecuados.

En general coloreshablo de cualquier tipo de material o instalación necesarios (hormigones, aceros, morteros, aislamientos, etc.) aunque es normal que te preocupen más aquéllos que terminarán quedando a la vista o realizando funciones de primer orden (revestimientos decorativos, suelos, griferías, carpinterías, color de pinturas, etc.).

Todo queda bastante simplificado si los pasos previos han sido los correctos. Es así para la mayoría de los procesos que se desarrollan durante la obra y el suministro de materiales, no es una excepción.bloque vigas

Si no tienes una asesoría técnica a pie de obra que te guíe (recuerda que siempre es lo ideal), ante el suministro de cualquier elemento necesario, has de saber que puedes encontrarte en alguno de los siguientes escenarios:

  1. Tu proyecto define el elemento especificando claramente marca y modelo.project
  2. En el proyecto quedan perfectamente establecidas las características físicas y técnicas del elemento para definirlo inequívocamente.
  3. El proyecto define una tipología de elemento que deja un amplio abanico de posibilidades concretas que encajan en unos parámetros generales.
  4. El proyecto no define el elemento ni de manera concreta ni genérica, aunque sí lo contempla implícitamente.
  5. El proyecto no contempla el elemento.
  6. No tienes proyecto.

Fiel a mi filosofía de ser tu “asesor “on line”, aquí te doy las pautas sobre cómo proceder en cada una de estas situaciones:muestras

  1. No te preocupes. Has hecho bien los deberes. Probablemente ni siquiera surja la inquietud. El constructor lo ha tenido claro a la hora de pedir el suministro y no te ha planteado la duda. Si a ti te ha surgido, al localizarlo en tu proyecto la has despejado. Si acaso, tan sólo debes recalcar al constructor lo que ya está especificado.
  2.  Es una situación muy similar a la anterior. Si no tienes especial predilección por ninguna marca comercial, te remito a lo ya dicho. Habrá pocas opciones en el mercado. Si por el contrario es importante para ti que el elemento sea de una marca y modelo específico, deberás avisarlo con suficiente antelación al contratista y negociar con él este extremo. Al no estar expresamente contemplado, es algo que se puede solicitar pero no exigir ni imponer.
  3. cactus_similaresEn este caso, el constructor deberá presentarte muestras del elemento a suministrar. Este extremo deberá estar contemplado en vuestro contrato, que es otro paso previo que has debido dar (aquí tienes el modelo de contrato que te recomiendo). Las muestras se pueden presentar por diversas vías (físicas a pie de obra, mediante visitas, catálogos, etc.) pero siempre de común acuerdo con tu contratista. Recuerda que este proceso debe hacerse con suficiente antelación. La empresa presentará las muestras a ser posible al comienzo de la obra, lo más pronto posible, pero tu debes elegir con igual diligencia.
  4. tejasLa manera de proceder en estos casos es idéntica a la anterior. Presentación de muestras y elección. Si no se trata de un olvido en el proyecto, es probable que sean elementos poco relevantes, secundarios y con pocas opciones. En caso contrario, deberás elegir entre las muestras que te propongan o negociar tu propia sugerencia.
  5. Ahora si que algo ha debido fallar. En el proceso previo, algo se ha quedado atrás en alguno de los pasos y hay que rectificar ahora, con la obra en marcha. No es lo más deseable pero no te voy a engañar, ocurre casi siempre. Si sigues la metodología que te propongo, se reduce el riesgo y la cantidad de errores de este tipo, pero cuando ocurre, tiene arreglo. Rectificar es de sabios. Deberás definir con tu contratista el material o elemento en cuestión y negociar su precio. Todas las negociaciones derivadas de cada una de estas situaciones que aquí te cuento, dan lugar a lo que llamamos precios contradictorios, de los que te hablaré en otra entrada del blog.
  6. Esta situación es imperdonable. Te has tirado a la piscina sin agua. Te has montado en el trapecio sin red. Si se te da esta situación es que no me has leído desde el principio. Así que, como en el Monopoly,  te mando a la casilla de salida: AQUÍ la tienesmonopoly

Espero que te haya sido de utilidad esta información. Si así ha sido, o crees que puede serle útil a alguien que conoces, por favor compártelo.

Recuerda también que siempre podrás consultarme personalmente alguna cuestión concreta a través de los comentarios. También puedes recurrir a mis servicios. Estoy a tu disposición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.