Calidad total de tu obra. Claves.

manoYa puedes ver tu obra en los planos. Las ideas originales van adaptándose y tomando forma. Parece que ya lo tienes a un paso y te embarga la impaciencia por hacerlo realidad cuanto antes…

                                                                              Sin embargo, mi recomendación vuelve a ser que no te precipites. Si no deseas llevarte sorpresas, es muy importante que establezcas los productos y materiales que deben intervenir en tu obra. Antes de empezar, a lo mejor tienes claras tres o cuatro cosas importantes para ti como por ejemplo la calidad del suelo o el modelo de la grifería. Pero, ¿qué podría pasar si comenzaras la ejecución de la obra sólo con los planos y las ideas originales?.

Podría pasar que la empresa o empresas encargadas de la obra te plantearan cuestiones tales como:

¿Quiere usted los bajantes en PVC ó en acero inoxidable?. ¿Los tabiques se los hacemos de ladrillo cerámico ó de paneles de cartón-yeso?. ¿Revestimos la piscina con gresite o con otro formato? (por cierto, existe incluso un tipo de revestimiento cerámico fotoluminiscente, capaz de absorber la luz de día e iluminar las piscinas de noche)… En fin, las variables son infinitas. Y cada una de ellas tiene incidencia en la calidad y el funcionamiento de tu edificio, así como en el precio.

                                                         encrucijada

Pero también podría suceder que ni siquiera te plantearan estas cuestiones y fueran decididas sin tener en cuenta tu opinión. Te darías cuenta de ellas tarde, cuando ya no hubiera remedio (o fuera difícil y caro de remediar), y sólo quedaría la opción de lamentarse.

Por ello, en este punto es necesario establecer una relación de “unidades de obra” (también llamadas “partidas de obra”) que desgranen y detallen lo máximo posible los distintos elementos que van a intervenir en tu proyecto.

Te decía en el artículo “como visualizar tus ideas para construir que, en función de la envergadura de la obra, podías encargar el desarrollo del proyecto a un profesional o no. Lo que te propongo es que tomes la iniciativa en el diseño de tu proyecto, tanto si lo haces directamente como si lo encargas. La satisfacción de ver realizado algo muy próximo a aquello que perseguías inicialmente, créeme, es algo que merece la pena experimentar. Además, cuando después disfrutes de tu obra terminada, en el día a día, volverás a celebrar cada detalle, cada elemento, su cómo y su por qué y lo útiles que te resultarán. Yo así lo he hecho en varias ocasiones y todavía, años después, experimento estas sensaciones.

                                               disfrute

A continuación te daré las claves de una buena relación de partidas:

1.   Cada unidad de obra o partida debe ser un elemento cuantificable, medible. De hecho, el primer dato que debe ofrecer es la unidad de medida de la magnitud en que interviene en tu proyecto. Las unidades de medida más usuales:

  • ml. (metro lineal) para elementos longitudinales (rodapiés, tuberías, etc..)
  • m2. (metro cuadrado) para elementos superficiales (pinturas, alicatados, revestimientos, etc..)
  • m3. (metro cúbico) para elementos en los que predomina el volumen (excavaciones, rellenos, materiales fluidos o líquidos, etc..)
  • ud. (unidad) para elementos singulares y repetitivos, suelen ser productos ya fabricados, listos para instalar (sanitarios, luminarias, etc..).
  • kg. (kilogramo) y múltiplos como t. (tonelada) para elementos en los que es más cómodo medir su peso para operar con ellos (acero, arena, etc..)

2.   Después de la unidad de medida, debe expresarse la descripción de la partida, que será clara, completa y lo más resumida posible, incluyendo las características físicas (dimensiones, forma, color, etc.), los materiales que la componen y la técnica para su puesta en obra, cuando proceda. Todo esto queda resuelto si es factible y tienes claro una marca y modelo, con lo que la unidad de obra queda inequívocamente definida.

3.  Inclusiones. Cuando existan elementos de poca entidad o relevancia como para considerarse como unidades de obra independientes, se pueden incluir en una partida como parte proporcional de ésta, expresándolo en la descripción.

4.   Siempre es recomendable referir la normativa vigente que afecte a cada unidad de obra, haciendo mención a la misma.

5.  Cada partida tendrá expresado la manera en que debe ser medida, su “criterio de medición”. Esto es importante para facilitar el presupuesto de tu obra, tanto a la hora de establecer las cantidades de cada elemento como el cálculo de su precio.

6   Por último debes asegurarte que la relación de partidas es completa, es decir, que engloba todos los elementos necesarios para llevar a cabo tu proyecto. Por ello debes leerla y releerla, corrigiendo todos aquellos aspectos que no concuerden con tu ideal o con tus planos. También debes comprobar que no haya elementos por exceso; que no haya duplicidades.

                                                                    lupa
Una buena referencia para fijar las calidades de tu obra y para los siguientes pasos en los que te seguiré asesorando es la BCCA (Base de Costes de la Construcción de Andalucía), aquí te dejo el enlace:

http://www.juntadeandalucia.es/fomentoyvivienda/portal-web/web/areas/vivienda/texto/b28c72fc-4818-11e2-804b-e3c3905d6ca6

Quizás esta base emplee un lenguaje muy técnico, pero es muy exhaustiva y completa la información que incluye, estando clasificada sistemáticamente.

Pero te tienes que quedar con lo importante: si utilizamos un símil culinario, estás elaborando un menú adecuado a tus gustos, necesidades y posibilidades.

El mercado de la construcción te ofrece múltiples posibilidades “prefabricadas”, a las cuales te pedirán que te adaptes. Si ello conlleva alejarte de tu obra ideal, te aconsejo que no cedas. Quiero decirte que si buscas y combinas adecuadamente lo que el mercado puede ofrecerte, es viable conseguir casi todo lo que te propongas, ¡además ahorrando!... aunque de economía hablaremos más adelante.

                                                                  fastfood

¡No aceptes la pizza congelada, ni el menú de fastfood!. Busca tus recetas de entre las que prefieras, selecciona los mejores ingredientes que tengas a tu alcance, haz que te los cocinen con mimo y tu satisfacción irá más allá de la mera degustación de un plato.

Saludos cordiales.

Tus consultas, opiniones y comentarios son bienvenidos:

Tu nombre (obligatorio)

Dirección de correo electrónico (obligatorio)

Titula tu comentario (obligatorio)

Expresa tu Comentario

Un pensamiento en “Calidad total de tu obra. Claves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.